Migrar es cultura - Museo de América

DESCUBRE HISTORIAS

Encuentra las historias que más te interesan eligiendo un canal, país de origen o destino y palabras clave.

Encuentra historias sobre tu tema favorito sobre la ciudad donde naciste o en la que vives, la música, la gastronomía...

CANALES
ORIGEN
DESTINO
BUSCA POR PALABRAS CLAVE
Una historia de tantaas Eduardo Rodríguez Fibela 29 Abril 2017 | de México a Estados Unidos

Jesús Ruíz Badillo, (primo de mi ex esposa Karla Ruíz) nació el 23 de diciembre de 1983 en el municipio de La Magdalena Contreras, Ciudad de México. A los 17 años, debido a la difícil situación económica familiar, abandonó sus estudios en el CONALEP de Contreras para dirigirse al municipio de Ocotlán, Jalisco de donde son oriundos sus padres y familiares. Ahí pretendía emigrar a los Estado Unidos en busca de trabajo.  Sus tíos, Juana y “Teo” (Teófilo) cuando eran jóvenes emigraron a los Estados Unidos y actualmente residen en la ciudad de Los Ángeles, California.  

Una vez en Ocotlán, llegó a casa de sus primos en la colonia El Porvenir. Ahí contactó a sus familiares en Estados Unidos. Habló con su tío Teófilo a quien le pidió ayuda para llegar “allá” para buscar trabajo y así ayudar con los gastos a sus padres y sus cuatro hermanos.  Su tío Teófilo accedió a ayudarlo y lo contactó con un pollero de nombre Juan quien “toda su vida se ha dedicado a ello”. Con dinero prestado por sus primos viajó hasta Mexicali, Baja California donde esperaría al pollero. En la Plaza la Cachanilla se entrevistó con el pollero con quien acordó llevarlo escondido en su camioneta hasta Park Mesa Heights en Los Ángeles, California. Ahí se encontraría con su tío quien pagaría $ 4 000 mil dólares al pollero; unos 37,000 mil pesos por aquellos años. Desde ese momento reside en Estado Unidos y no piensa volver a México. Le van bien, trabaja como mecánico y formó una familia.

Al cuestionarlo sobre qué efecto (negativo o positivo) tiene la migración en la sociedad respondió que “los efectos dependen del punto de vista de quien los mira. Para nosotros, tiene efectos positivos pues mejoramos nuestra calidad de vida y la de nuestras familias. Pero para los gringos nosotros tenemos un impacto negativo pues según ellos nosotros les quitamos trabajo y además ocupamos servicios (educación y salud) que ellos pagan con sus impuestos”

La información anterior se obtuvo mediante una llamada telefónica.

historias relacionadas publicadas por el museo de américa